Sobre los espíritus

Como sabéis, esta Comunidad está dedicada la temática de la espiritualidad. Y, especialmente, se tratan las materias que tienen que ver con las lecturas de Tarot, dado el compromiso que he adquirido con el Universo, para así poderos conectar con la fe y la alegría.

Las cartas del Tarot, así como otros dones y herramientas, no dejan de estar presentes en esta Comunidad. 

Pero, no es menos cierto, que hay una parte extensa de esta web, dedicada al mundo de los espíritus, y toda la materia que de alguna manera, tiene que ver con el más allá (se trate de seres queridos nuestros o no). 

Y precisamente, a esa última parte voy a dedicar esta publicación, ya que sé que es mucha la fascinación que este asunto despierta entre vosotr@s, así como también, porque son grandes incógnitas las que este tema os plantea. 

Y por eso, en este apartado, voy a desgranar gran parte de ellas, a sabiendas de que, como siempre, estáis invitados a poder participar en el debate de cualquiera de estos apartados. Recordad, que siempre sois bienvenidos  esta Comunidad. 

Así, como sabéis, tras la muerte, nuestra alma sobrevive al cuerpo y asciende a un nivel superior de existencia. Y, aunque, por lo general, los espíritus permanecen ocultos a los vivos, estos pueden entrar en contacto con nuestro mundo de distintas maneras (tal como os he comentado en alguna publicación anterior). 

La primera anécdota importante que os tengo que aclarar, es que, en la mayoría de encuentros que se tienen con espíritus, éstos no se limitan a aparecer de forma incorpórea o como si fueran seres formados de nebulosa, sino que, lo hacen con la ropa que llevaban en el momento de su muerte.

¿Verdad que a muchos os ha pasado? Incluso, es lo más frecuente, que se aparezcan con el aspecto que tenían en cierto momento en el que eran más jóvenes, que no en el momento justo en el que murieron. 

De hecho, una de las peculiaridades que más llamativas encuentro cuando inicio alguna sesión para comunicarme con vuestros seres queridos, es siempre esa: que aparecen con un aspecto más fresco y joven al que recordáis en relación al momento en que se marcharon. 

Y salvo, que se trate de sesiones como de las que os he hablado (o incluso, tratándose de ellas), los espíritus se aparecen de forma fugaz, como pequeños destellos.

Aunque, hay otra característica muy peculiar para describir los casos en que se os aparecen estos seres: los espíritus o fantasmas, nunca suelen aparecen justo cuando llegamos a un lugar; suelen hacerlo cuando llevamos allí horas esperando.

Y lo mismo cuando estáis en vuestras casas, o cuando se trate de una sesión que se ha empezado para entablar ese contacto con ellos: no se presentan de inmediato. Y es más, incluso si recibimos una comunicación a través de la vía del sueño, lo más normal suele ser, que se dé hacia la mitad de la noche, y no justo al habernos empezado a dormir. 

Así, es muy frecuente, que quienes habéis creído sentir la presencia de estos seres: hayáis notado escalofríos, como si una presencia sobrenatural pasara por vuestro lado. ¿No es así? 

Pero, otro punto que también es importante a destacar en este asunto que estamos tratando, es que, hay algunos lugares con cierto encantamiento, en el que es sabido, que  se sienten vibraciones propias de frecuencias sonoras imperceptibles para nuestro oído.

Y no estoy hablando sólo de cementerios, casas encantadas o campanarios.

A veces, hay pisos que en sí lo están, y normalmente, según he podido comprobar, la causa son ciertos sucesos desgarradores que esos seres vivieron allí hace mucho, y que precisamente, les han impedido abandonar ese lugar donde sintieron que su alma fue maltratada.

Por eso, muchas veces, os los podéis encontráis merodeando por sitios que no son cementerios o casas abandonadas. 

Otro aspecto importante sobre este tema, es que algunas veces, ellos se manifiestan haciendo vibrar algunos objetos, como por ejemplo, alguno que estéis sosteniendo en vuestras manos.

O incluso, puede estar colocado en alguna estantería o sobre algún sitio apoyado, y desplazarse o moverse. 

Pero además, ciertas ondas o infrasonidos, pueden atraer a estos entes.

Por eso, al encender ciertos electrodomésticos, o al accionar luces u otros circuitos eléctricos, éstos pueden hacer acto de presencia. Me imagino que muchos os habréis dado cuenta de esto que os comento. 

Sin duda, la parte que tiene que ver con cómo ellos se manifiestan en  nuestro plano físico, y qué sensaciones habéis tenido cuando habéis sentido que ellos estaban aquí, es muy importante, y será objeto de desarrollo en una posterior publicación. 

Espero que muchas de vuestras dudas sobre esta materia, vayan quedando resueltas a través de estas publicaciones.

Además, ¡podéis dejar vuestros comentarios al pie de página!  

 

Búzios (caracolas) Gemoterapia: una piedra para cada signo. Cuencos de cuarzo y tibetanos Los demonios del sueño: íncubos y súcubos y Experiencias cercanas a la muerte (ECM)
View Comments
There are currently no comments.