Las maldiciones gitanas

 

En esta publicación, vamos a tratar el asunto de las maldiciones gitanas, ya que la magia y ritos que éstas conllevan, se acercan, en una parte, a la Magia con la que yo estoy habituada a tratar, para así podernos alejar del mal.

Y es que, el colectivo gitano, tiene una herencia mágica muy fuerte.

Existen gitanos que poseen poderes psíquicos como la precognición. Incluso, algunos, pueden viajar a través de los viajes astrales o canalizar espíritus.

Las maldiciones gitanas se emiten al invocar al Egregor, que son entidades que existen en el reino espiritual que nos rodea, y que controla un gitano en particular o toda una familia.

Tales egregores tienen la naturaleza de ser similares a un vampiro energético.

Dado que las personas maldecidas generan energía negativa, los egregores se alimentan de ese daño producido.

Estas entidades demoníacas se apoderan de los cuerpos sutiles de la víctima, por lo que la eliminación de esa maldición es básicamente similar a un exorcismo.

Es por este motivo, que muchos expertos se niegan a eliminar las maldiciones gitanas.

Pero, yo no estoy de acuerdo con ello, y creo rotundamente en que deben eliminarse, pues, en caso contrario, ese campo energético que las rodean, puede perpetuarse hasta la eternidad, pasando incluso, de generación en generación.
Porque las maldiciones, tal como habréis visto que sucede en muchas sagas familiares, se heredan de padres a hijos, y así sucesivamente.

Por ello, si necesitáis ayuda para eliminar cualquier rastro que penséis que pueda existir sobre estas maldiciones, no dudéis en contactarme. Pues, siempre doy preferencia a este tipo de peticiones, dada la peligrosidad que conllevan a corto y largo plazo.

Me imagino que muchos de vosotr@s, habréis sentido el rastro de estos malos deseos emanados del Egregor. Otros, las habréis visto pasar de cerca o de más lejos; pero igualmente, habréis podido sentir su peligrosidad.

Cuántos de vosotr@s habréis oído la tan famosa oda al demonio Pazuzu; un demonio sumerio de muerte y enfermedad, que es el ente canalizador:

«Pazuzu, Señor del viento del Sudoeste, yo te convoco.
Pazuzu, oh hermano de Humwawa, yo te convoco.
Oh sonriente ángel oscuro, yo te convoco.
Oh cornudo demonio de alas dobles, yo te convoco.
Pazuzu, hunde tus dientes en (nombre de la víctima).
Pazuzu, que tus aullidos destruyan su alma.
Oh Pazuzu que te aferras a tus víctimas hasta la muerte, mata a (nombre de la víctima), porque esta es mi voluntad.       Ya que Pazuzu es mi ayuda, con el poder de este demonio una maldición es hecha, para matar a (nombre de la víctima).                     Antes de dos ciclos de la luna, tú, (nombre de la víctima), serás enviado a la tumba.                          ¡Y está hecho!” 

Así que, de esta manera, podéis tener un mejor conocimiento, de lo que tratan estas maldiciones. Ya podéis observar su dureza, y por eso os comento, que son tan delicadas. 

¿Cuántos de vosotr@s habéis sentido que tenéis alguna encima?

¿Sabéis que también existen otro tipo de maldiciones?

 

¿Alguien te roba la energía? Leyes universales y el por qué de lo que vivimos Oráculos
View Comments
There are currently no comments.