Apartado de consultas oníricas y apariciones

 

Para obtener algún detalle sobre esa aparición, sueño o mensajes que creáis haber podido recibir vuestros seres queridos, podéis dejar aquí los datos esenciales, y a la mayor brevedad posible, os contestaré.

Y si tenéis dudas u os preocupa, especialmente, qué tipo de mensaje os pueden estar haciendo llegar, podéis contactarme a través de mi correo privado arte_tarot@hotmail.com y lo analizaremos en una lectura privada. 

 

 

 

Consciencia después de la muerte, Cuerpos sutiles y Experiencias cercanas a la muerte (ECM) Tendencias astrológicas 2022 Quiromancia (2)
View Comments
  • Hola Arte, he leído como la anterior lectora te relataba la aparición de su madre. Se me consterna el alma. Pero ciertamente, yo también tengo el sentimiento, por propia experiencia, de que hay, el otro lado, que es hacia donde ellos van, donde están. También yo, cuando ocurrió la pérdida de mi madre, sentí el otro lado, pero no fue en sueños, si no más bien, como que era yo la que quería ir hacia esa parte, pero que estaba prisionera aquí. Este es el sentimiento que me invadió, me vi a mi misma desde el otro lado, y no sé explicar más, sólo que yo también quería ir hacia allí. Y este lado me pareció un mero pasaje obligatorio.
    Después, a través de los sueños he ido recibiendo mensajes, a través de los cuales sé cómo fueron sus últimos momentos, cómo se sintió físicamente y qué le llegó a pasar en realidad. Así es que, tengo claro que a través de los sueños nos avisan de cosas, la cuestión es saber interpretarlos,no siempre están claros.

    M.M

    • Querida M. M.:

      Efectivamente, ellos se comunican a través de los sueños; no tienes más que clickar la definición de los sueños de visita que os claro en el link que trata de esto en el correspondiente apartado de esta Comunidad.

      De hecho, tengo que confesarte que es una de las vías más frecuentes que ellos utilizan para comunicarse con nosotros.

      Lo que sucede es que las comunicaciones que nos envían a través de los mismos, normalmente tienen que ser objeto de desciframiento y por lo tanto, las señales que nos envían (a menudo), no son tan evidentes a la vista o al ojo humano, sino que debe existir sobre los mismos un razonamiento y deben ser objeto de la correspondiente interpretación junto a las restantes mancias o capacidades perceptivas.

      Espero haber aclarado tu duda y que te se han esclarecedores los mensajes que a través de los mismos ellos te puedan revelar.

      Un afectuoso abrazo y para cualquier duda que podáis tener,estamos en contacto.

      • Gracias Stellium, te escribiré por privado para ver si podemos captar del todo el mensaje que me quieren dar mis seres queridos,

        Un abrazo, y gracias por todo.

  • Hola Arte.
    Ante todo, gracias por permitirme compartir una vivencia que probablemente, y a lo mejor, nos ha ocurrido a más de uno, pero un cierto pudor a revelar sucesos íntimos y algo ambiguos, hace que los mantengamos silenciados y ocultos en lo más profundo de nosotros.

    Me tengo que remontar al año 2010, a un mes de abril, en que murió mi madre. Se quedó dormida, y ya no despertó, pero antes de eso, la enfermedad la fue debilitando, sólo que, el afán de que compartiéramos momentos, la mantuvo entera durante algunos años, hasta que ya, finalmente, quiso irse, lo sé. Hubo personas envidiosas que le insinuaron ser para mí una fuente de trabajo adicional, y su sensibilidad no lo pudo soportar, entonces bien sé, que se fue cuando ella quiso.

    Yo ese día había estado volcada en asuntos domésticos diversos, en mi propia casa, a diez minutos de la de mis padres y luego ya, al atardecer ocupándome de él, de mi padre, en su casa, y que también había sido la casa de mi madre. Él, mi padre, conmigo y yo con él, en la sordidez que queda cuando se nos va alguien e intentamos estar ocupados como para hacernos con la nueva situación y así amparar al otro, queriendo de esa forma ser fuertes y valientes, sin dejarnos vencer ni caer. La fortaleza que no me dejó llorar, y el sentido de la responsabilidad de saber que era la única mujer que ahora se podía acercar hasta su sensibilidad y recién estrenada soledad fueron mis aliados, pero también mis represores, pues impidieron el duelo natural y necesario del llanto.
    La idea era esperar al día siguiente para llevar a cabo una negociación familiar que me permitiera llevármelo a mi casa, negociación que ese día no había resultado positiva, acabó en discusión.
    Y así fue, como en esa noche, decidí quedarme allí.
    Muy, muy cansada y ya, después de cenar, nos fuimos a dormir, mi padre a la habitación pequeñita, por propia decisión, y yo, a la cama grande que había sido de ellos dos. Entonces fue, cuando a través del sueño, segura estoy, entré en otra dimensión, no fue una pesadilla ni un sueño, no, me introduje en un lugar impenetrable donde las fuerzas invisibles intentaban retirarme, me asfixiaba, la opresión en el pecho me producía dolor, y llanto, y en esa lucha, apareció ella, mi madre, en el umbral de la misma puerta de la habitación en que yo estaba. La lucha por llegar a esa otra parte, en la que ella se hallaba, me ahogaba, lloraba, gritaba, y quería ir a abrazarla, pero fuerzas y energías inexplicables me lo impidieron. Ella se quedó allí, quietecita, vestida con la misma bata que usaba para estar por casa, sólo me miró, con la mirada de una niña que lo ve todo desde la serenidad y el asombro.
    Después de que todo ya hubo pasado, dudé de si alguien me hubiera oído llorar o gritar, pero no hice ningún comentario al respecto. Sólo sé que ella estuvo allí, que se produjo un choque entre dos planos, y que tanto ella como yo, sentimos extrañeza, pero en ella, en madre, no vi alteración, ni las fuerzas desatadas que se apoderaron de mi para llegar hasta ella, no, en ella vi, quizá, extrañeza de verme allí, pero quietud. Sé entonces que está en una parte a la que no podemos acceder, pero se me apareció y la vi. Ya no ha vuelto a ocurrir más.
    Soñar con ella sí que he soñado, pero eso han sido sueños, y es muy distinto.

    Lo que me queda claro es que hay un umbral que nos separa y que en esa noche, ella, o yo, o ambas, intentamos atravesar. No se puede, no pude ir a abrazarla, como ya he dicho, hubo fuerzas terribles que me lo impidieron. Sólo he podido abrazarla en sueños. Pero lo que me extraña es que ella nunca me devuelve el abrazo y ese es un código que no sé interpretar.

    Gracias Stellium por atenderme y compartir esta vivencia conmigo.

    • Hola, no sé tu nombre, pero ante todo, comentaros que yo también valoro en vosotros la seriedad con la que planteáis tanto las consultas como estos asuntos.

      Y efectivamente, como os he comentado en algunas ocasiones, hay distintos planos en nuestra existencia.

      En función de cuál sea el estado en el que se encuentre el ente por el que preguntamos, vamos a tener que pensar en uno o en otro.

      Claro que vosotros podéis llegar a tener algún tipo de conexión, contacto, mensaje con esos seres fallecidos tan queridos para vosotros.
      Ellos también quieren comunicarse con nosotros.

      Lo que pasa, es que es normal, que vosotros no tengáis por qué tener controlada esta facultad. Por eso a quienes se os presenta, que sé que sóis personas muy especiales y sensibles, lo hace incontroladamente. Como tú misma comentas, esa fuerza desconocida ni te dejaba ver si otras personas te oían chillar o no, ni pudiste abrazarla. Esto último es especialmente difícil por ese plano en el que están: se ven, se oyen, se muestran, pero cogerlos o abrazarlos no es tan fácil. El motivo es el tipo de materia que ahora son.

      En mi caso, siempre logro recibir los mensajes que debo sobre ellos, aunque luego haya de descifrarlos. Pero suelen vislumbrarse desde fuera, sin que os podáis involucrar, salvo personas como yo que estamos algo más habituadas a abordar estas materias.

      Así que estate tranquila, que tu madre está muy tranquila y muy bien donde está.

      Un abrazo.