Quiromancia

 

 

Gracias a la quiromancia, podemos conocer nuestro futuro. Las líneas de la mano, nos dan pistas sobre nuestro porvenir.

 

Pero existen muchos aspectos que desconocemos en cuanto a su lectura.

 

En primer lugar, comenzaré explicando algunas de las líneas esenciales que existen (en otro apartado desarrollaré otras diferentes a estas tres). Pero, ¿tenéis claro qué mano hay que leer? ¿Qué información nos aporta cada una?

 

¿Sabíais además, que una línea poco marcada refleja un área que puede estar falta de desarrollo, mientras que una más profunda indicaría, que esa área asociada es mucho más fuerte?

 

Pues bien, debo deciros, que la mano izquierda nos ofrece información sobre lo que acontece en nuestro mundo emocional y sentimental. En la parte inmaterial de nuestras vidas. De manera que, ya sea porque hemos encontrado a un gran amor que satisface todas nuestras expectativas, como porque hemos iniciado un amistad que llena nuestro corazón de dicha, los cambios vamos a verlos en las líneas de esa mano. Sin embargo, la mano derecha muestra la información asociada a los aspectos materiales de nuestra vida.  Todo lo que no depende de decisiones emocionales.

 

Pero, no por lo que os acabo de decir anteriormente, debéis olvidar, que, esencialmente, la mano izquierda muestra las características innatas (las cualidades, dones o destino con el que hemos nacido). Y la mano derecha desarrolla las cualidades y habilidades que el individuo ha desarrolla con su trabajo propio.

 

Olvidaros de todas esas teorías que dicen que se lee la mano izquierda o derecha en función de si uno es zurdo o no.

 

Así, continuando con las líneas esenciales de la mano, veamos lo siguiente:

 

La línea de la vida

Al contrario de lo que muchos creen, aprovecho para desmentir que la longitud de la misma no corresponde a la esperanza de vida de una persona; sólo a su evolución desde que nace hasta que muere. Pero, que la línea de la vida de una persona sea corta, no significa que vaya a morir pronto (fijaros qué curioso).

 


 

Sin embargo, una línea débil me habla de una persona algo nerviosa quizá. Y una línea discontinua (o que se divide), me proporciona información sobre las rupturas o experiencias traumáticas que esa persona experimentará.

 

Línea de la cabeza


Esta línea nos habla de la personalidad. Una línea corta nos habla de alguien que resuelve problemas eficazmente. Sin embargo, una  línea larga nos habla de alguien reflexivo. Además, si es profunda, se tratará de alguien inteligente. 

Por otro lado, un línea dividida en dos, nos habla de la posibilidad de que cambies de opinión fácilmente, además de que puedes ponerte fácilmente en la piel de otros.

 

Línea del corazón


La línea del corazón simboliza la vida afectiva. Representa los afectos, las alegrías y emociones. La vida afectiva.

 

Si es larga y no se corta en ningún momento, nos indica fidelidad y lealtad.

 

Si además se encuentra muy marcada (profunda), indica suerte en el amor.

 

En cambio, si la línea aparece discontinua, tu vida amorosa será difícil y tendrás muchos cambios en el plano afectivo. Esa discontinuidad suele verse en personas inestables. Quizá, si estás leyendo esto, y te encuentras en ese grupo de personas, te sentirás identificad@.

 

 

Hay pocos casos, pero ¿sabíais que a veces una persona puede no tener esta línea? Esto indica que en el terrero amoroso, siempre te guías por la cabeza. De hecho, ese gran espacio en blanco, está dando lugar a esa otra de las líneas, que es a la, indirectamente, la misma palma de la mano, nos está llevando a observar.

 

Una línea larga y recta representa a una persona racional y analítica. Siempre tienes en cuenta los sentimientos de los demás.

 

Una línea corta y recta nos habla de anhelos de libertad. Muestras tu amor a través de acciones.

 

Una línea curva y larga nos habla de que te impulsan tus deseos y pasiones. Eres original.

 

Una línea curva y corta nos dice que eres alguien reservado; prefieres grupos de amigos pequeños. Te cuesta abrirte, pero cuando lo haces es de verdad.

 

Una línea con dos o más cruces en ella, nos habla de que has experimentado traiciones o has pasado por épocas poco agradables.

 

Sin embargo, una línea que se divide en dos, puede indicarme que tienes la costumbre de poner tus emociones en un segundo plano, para satisfacer las necesidades de los demás.

 

 

 

 

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these