Pedir deseos a las estrellas: Las Perseidas, 12 de agosto

Supongo que muchas veces habéis oído decir, que si veíais pasar una estrella fugaz, teníais que pedir un deseo, porque se cumpliría. Y tengo que deciros, que en muchas ocasiones de las que tengo conocimiento, así ha sucedido. De pronto, en una noche de verano, ciertas amistades mías divisaron una de esas miles de estrellas que cruzan nuestra Galaxia. La suerte quiso que uno de esos astros se posara ante ellas, para así poder pedir ese deseo que hiciera realidad sus sueños. Fueron las elegidas para pedir esos deseos. Pero, dejadme explicaros, que vosotr@s también podéis serlo.

Yo misma, sin querer, he visto dos de ellas en dos momentos distintos. Curiosamente, no había planeado divisarlas. Una de ellas, cayó a mis pies. Así que pensé que sería alguna especie de chispa eléctrica; pero, claramente era un rastro de esa lluvia de estrellas que verano tras verano cruza nuestro firmamento.

En el apartado de fenómenos astronómicos  tenéis el calendario las lluvias de estrellas que  atraviesan nuestro universo. Así podréis estar atentos.

 

Ya en la antigüedad se creía que cada estrella representaba
el alma de una persona; representaba a un recién nacido. Se decía que el astro caía en la tierra, en el lugar en el cual el niño nacería.
Y alguna otra tradición clásica divulgó en Europa, la creencia de que cuando vemos una estrella fugaz en el cielo, debemos pedir, sin pensarlo ni un segundo, un deseo que pueda cumplirse, ya que, si el deseo era formulado cuando la estrella iba cayendo, se cumpliría con seguridad.

 

 

 

Y es que, a lo largo de nuestra historia, al llegar el conocido momento del nacimiento de Jesús, los Reyes Magos constataron, que habían visto su estrella brillar en Oriente: así se nació la idea de que las estrellas fugaces indicaban un nacimiento. Y esa estrella de Oriente, es la que se dice que guía a nuestros Reyes Magos.

Para los cíngaros, el hecho de encontrar luz en la noche, aunque fuera tan breve, era una señal de buena suerte: la estrella facilitaba que los seres de las tinieblas se alejasen de sus lugares de estancia. Ellos no pedían deseos, porque creían firmemente que las estrellas fugaces cumplirían de por sí los milagros que, a fuego lento, ellos tenían macerados en su mente.
Y es que, las personas siempre hemos trabajado por conseguir aquello que queremos. Pero, en ocasiones, esos deseos se cumplen gracias a los astros.

Así, os animo a que intentéis divisar en el cielo siete estrellas
durante siete de las noches que dure alguna de esas lluvias de estrellas. Si sois capaces de verlas, es seguro que vuestros sueños se harán realidad. Dependiendo del punto geográfico en el que os encontréis, no tenéis por qué tener tanta dificultad en verlas.
Las estrellas fugaces son, en realidad, meteoros que al entrar en la atmósfera terrestre se incendian por la fricción que produce su enorme velocidad, dejando una estela luminosa en el cielo nocturno. Así, las llamadas lluvias de Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, aparecen cada año a mediados de agosto. Son meteoritos de la Constelación de Perseo; pequeños pedazos de un conocido cometa, acompañados de una gran cantidad de polvo en forma de nube. Cada año, la Tierra atraviesa esa nube por estas fechas. Y es cuando nosotr@s podemos ver las estrellas fugaces.
En determinadas partes de nuestro globo terráqueo, pueden verse de madrugada cientos de meteoros en forma de veloces ráfagas de luz.
Así es la historia de nuestras estrellas fugaces. 
 

About the Author

4 thoughts on “Pedir deseos a las estrellas: Las Perseidas, 12 de agosto

  1. Es verdad que, pedir un deseo al ver una estrella fugaz es como pedir un deseo a un ser divino.

    Mi vivencia particular al respeto se remonta a una noche de verano de hace 40 años, en que estando entre amigos, en la montaña, hablando y compartiendo
    lo espléndido del momento, vimos caer alguna estrella, y de forma inconsciente pensé, me siento bien en este instante y junto a esta persona, no es que pidiera un deseo, es que lancé al universo mi sensación de querer aquello. Y bueno, hoy diá llevo pues 39 años casada con él.

    Esa es mi vivencia al respecto.

    1. Hola Mercedes,

      Sí, así es. Este caso de haber visto estrellas fugaces en compañía de alguien que aún no era pareja, y con el tiempo llegar a serlo, lo he visto muchas veces.

      Por eso os comentaba en este artículo, que con la ayuda de los astros, también podemos conseguir cosas, que de otro modo serían muy difíciles.

      Un abrazo.

    2. Recordad que es la semana ideal para que le podáis pedir un deseo a las Perseidas.

      Miles de estrellas cruzan nuestro cielo.

      Ojalá podáis ver vuestros sueños hechos realidad.

      1. Para quienes me preguntáis, aún quedan unos días en que pueden seguirse viendo.

        No eran sólo el 12 de agosto, sino que siguen.

        En Lugo por ejemplo, me comentan que las han visto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these