Patrones kármicos

 

Con este concepto nos referimos a ese conglomerado de energías que captamos de una determinada persona, y que no nos suele dejar una buena impronta.

 

Supongo que a muchos nos ha pasado alguna vez. O incluso, hemos sido nosotros mismos los que, en algún momento de nuestra existencia, hemos sentido que causábamos esa sensación.

 

Así las cosas, sabemos que nuestra interrelación con el exterior está marcada por esa conexión de nuestro cuerpo energético con la energía exterior (recordemos que todo es energía).

 

Una cosa muy importante que debemos tener en cuenta, es que, la energía, tanto la exterior como la interior es una sola, pero de acuerdo al grado de manifestación, el ser humano sin tener conciencia de ello, le ha ido dando diferentes nombres (virtudes, dones, valores humanos, amor, la paz, o incluso fe).

 

Estos patrones fueron adquiridos en muy diferentes tiempos y ubicaciones. Representan el karma de la persona, con el que cargamos de una encarnación a otra.

 

Pero, cada vez más, hemos ido perdiendo nuestra capacidad de expresar nuestro verdadero ser interior y de desarrollar nuestras facultades espirituales.

 

Los patrones energéticos están situados en nuestros cuerpos sutiles (por eso os hablé de ellos en otro apartado). Además, controlan el hecho de que podamos tener acceso a frecuencias superiores.

Todos tenemos estos patrones hasta que sean limpiados.

 

Así, los patrones kármicos son barreras de energía en el camino de crecimiento que bloquean el progreso hacia nuestra plena realización. Son como piedras en el camino, que nos hacen ser y comportarnos, como quienes verdaderamente no somos. Y de esta manera, no podemos oir los mensajes que nuestro Yo Superior tiene guardados para nosotros.

 

Son mecanismos que nos causan un falso espejismo. Son canales de energía nociva (deudas kármikas en realidad, que necesitan ser saldadas). Además, también nos harán vivir asociaciones frustradas, si no aprendemos a corregir esos patrones. Por eso hay personas que una y otra vez inician relaciones, y al final siempre acaban siendo fallidas. Ese karma es del que muchas veces las lecturas del tarot nos hablan, y nos dicen cómo gestionarlo y saldarlo.

 

Estos patrones que constituyen una energía del todo torcida, nos hacen ver en las personas que los experimentan, a seres inseguros, agresivos, intolerantes, hipocondríacos, temeroso, sumisos, irreflexivos…

 

Además, normalmente tardan años, vidas enteras, en forjarse; de manera que, dejarlos atrás, no es cosa de un día. Cabe realizar para ello el correspondiente trabajo, que al final da siempre sus frutos, tal como os comenté en otros apartamos de esta Comunidad.

 

Los patrones kármicos se repiten a lo largo de nuestra vida, e incluso pasan de una vida a otra.

 

 

About the Author

4 thoughts on “Patrones kármicos

  1. A diferencia del karma, he podido leer algo sobre el aura, que es la energía que irradian los seres vivos, esto se ha podido verificar con técnicas nuevas, pero, por lo visto muchos pueblos de la antigüedad lo entendían de forma natural, sin cuestionárselo, ni tener necesidad de estudiarlo.
    Se cree,según parecer ser, que son los seres de gran riqueza espiritual los que irradian luz.
    Sin embargo en mis lecturas también descubro teorías que dicen que en realidad son los ojos del que mira el que genera esas visiones.

    Por lo tanto, será interesante seguir indagando en esa cuestión.

    1. Hola Adriana,

      Efectivamente, tenía pendiente de compartir con vosotr@s algún artículo sobre el aura, porque sé que es un tema que os interesa.

      Sin embargo, te puedo decir, que no todo el mundo puede verla. Hace falta una sensibilidad especial. Cada aura tiene una vibración y un color distinto; incluso si su estado varía, ese color va a cambiar, aportándome información sobre cómo se encuentra esa persona en ese momento.

      El aura es energía, y todos somos energía. Incluso los seres que ya no están físicamente con nosotros, siguen teniendo una energía característica que puede leerse.

      Tendremos mayor facilidad para ver el aura, en función de cómo tenemos de desarrollado nuestro tercer ojo, que se encuentra situado enmedio de nuestro entrecejo, conectándolo con una de las glándulas que impulsan este fluir de energía (se relacionan además con uno de sus chackras). En realidad, si lees el artículo de «Los Cuerpos Sutiles» que encontrarás en el apartado de Espiritualidad, te podrás ir formando más una idea de cómo funciona esto.

      Para todo lo demás, juntos, iremos descubriendo muchos de estos secretos.

  2. LO QUE ACABA DE COMENTAR ADRIANA, ME HACE PENSAR EN LA SINESTESIA, QUE LE DA A LAS PERSONAS QUE LA PADECEN UNA VISION DIFERENTE DEL MUNDO, DE ORIGEN CEREBRAL.

    Muy interesante.

    1. Sí, Beatriz, como véis, en cuanto me es posible, os voy contestando.

      Sin embargo, creo que no es bueno que confundáis la sinestesia con un poder extrasensorial.

      La sinestesia hay que relacionarla más bien con aspectos neuronales. Por ejemplo, oir una nota musical, y verle asociado un color. O ver la cara de alguien, y verle un color. Y, ciertamente, podrá haber alguna persona que vea las auras humanas, y también padezca sinestesia.

      Pero, no hemos de asociar un fenómeno necesariamente com el otro. No son lo mismo.

      La facultad de ver las auras, no es lo mismo que la sinestesia. Supongo que me he explicado bien, Beatriz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these