Los cuencos de cuarzo: ¿qué son?

 

 

Es verdad, que los cuencos de cuarzo no son más que vasijas circulares de cristal de cuarzo puro que, al ser rozadas con una vara, emiten sonidos. Pero estos sonidos, emiten una alta frecuencia vibratoria.

 

 

Cuando los cuencos emiten su pulso, nuestras células registran esos códigos sonoros y van desplegando la energía allí almacenada.

 

Por eso se dice que los cuencos actúan por resonancia.

 

De hecho, existe algún estudio de la NASA, que expresa que el sonido de los cuencos tiene un impacto en las ondas cerebrales: disminuye la frecuencia o la velocidad del pulso de ellas de Beta a Alpha (relajación), inclusivo, a Theta (estado de meditación profunda).

 

En el Cuerpo físico, los cuencos aportan a cada órgano y función sus sonidos originales, vivificando y fortaleciendo su esquema energético.

 

 

 

 

El sonido genera un reordenamiento de la frecuencia energética de cada Ser; armoniza la cadena de chakras y expande la energía de los cuerpos sutiles.

 

 

 

A su vez, cada célula del cuerpo registra e identifica los códigos sonoros como propios (principio de resonancia) e identifica en su memoria los sonidos que colaboran con su auto sanación.

 

 

Los sistemas corporales también vivencian los beneficios de los cuencos de cuarzo. Algunos de sus beneficios son:

-El sistema óseo representa el sostén del cuerpo. El sonido atraviesa la estructura y resuena con ella; facilita la lubricación articular, otorgando mayor movilidad y flexibilidad.

 

-El sistema muscular libera toxinas y se inician procesos depurativos, que le permiten a la masa muscular retornar a su estado armónico.

-En el sistema circulatorio, el sonido genera mayor oxigenación del torrente sanguíneo y dinamiza su movimiento a través de las venas y las arterias, amplificando la movilización de la energía vital.

 

-En el sistema nervioso central, el sonido permite reparar desarmonías existentes en los microcircuitos y neuro- transmisores cerebrales, re-conectándolos y activándolos. También sincroniza las frecuencias vibratorias de ambos hemisferios cerebrales y los equilibra, generando profundos estados de sedación y relajación.

 

 

About the Author

You may also like these