La leyenda del Emperador

 

 

Una de las leyendas más famosas sobre el hilo rojo cuenta la historia de cómo un emperador conoció a la que sería su esposa, gracias a la intervención de una poderosa hechicera capaz de ver el hilo rojo. (Fijémonos, que la creencia de que hay personas que ven más allá, está presente desde tiempos impensables y en numerosas culturas).

Así, dicho Emperador le pidió a la hechicera que siguiese su hilo rojo para conocer a la mujer de su destino, y así lo hicieron.

La búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con un bebé en los brazos, ofrecía sus productos.

 

Al llegar allí, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: “Aquí termina tu hilo”. Sin embargo, al emperador no le hizo demasiada gracia que su destino se entrelazara con esa mujer tan pobre, por lo que enfureció, creyendo que era una burla de la hechicera.

 

Así, empujó a la campesina que aún llevaba a su bebé en brazos, haciéndole caer. El bebé, una niña, se hizo una gran herida en la frente que dejó una cicatriz muy particular.

 

 

A la hechicera, por su parte, ordenó que le cortaran la cabeza.

 

 

 

Y cuál fue la sorpresa del emperador, que el día de su boda, cuando tuvo delante a la mujer con la que iba a casarse, vislumbró que en su frente tenía una herida, que se habría hecho en una caída mientras era un bebé.

 

 

 

 

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these

No Related Post