Experiencias cercanas a la muerte (ECM)

 

 

 

A continuación, paso a comentaros el siguiente artículo de esta Doctora experta en Anestesiología y Reanimación, para así poder compartir con vosotr@s el hecho de que exista esa información o consciencia de las personas después de la muerte.

 

Esta Doctora nos explica que los seres humanos, cuando se encuentran en este tipo de estados (es decir, en el que clínicamente están muertos), pueden sentir, recordar… y pensar. Pero en su cerebro, no podrían encontrarse rastros científicos de actividad, porque simplemente está “muerto”. Fijaros qué curioso. Así, este hecho nos demuestra cómo existe ese nivel de pensamiento consciente, del que, sin embargo, la ciencia no nos podría dar cuenta. Existen sucesos muy difíciles de probar. No todo es lo que aparenta ser.

 

El artículo que os cito, cuando habla de las personas que se encuentran en este estado (es decir, en el que realmente ya habrían dejado de existir) describe que, «las situaciones más comunes descritas son que han podido verse a sí mismos y lo que pasaba en aquel momento en su entorno; han revisado toda su vida en el pasado y también en el futuro y comprendido el sentido de su existencia. Han sentido una paz y un amor incondicional indescriptible».

 

En estos párrafos que siguen, os transcribo literalmente el tenor literal de la entrevista, porque creo que una vez lo leáis, podréis entender por vosotr@s mismos, por qué es posible conectar con la conciencia o con las personas que ya no están físicamente con nosotros. De igual manera que ellos pueden verse a si mismos cuando «ya no estaban aquí», algunos de nosotr@s podemos «verlos» a ellos, aunque tampoco se encuentren aquí, físicamente.

 

 

 

Aquí está el texto que os mencionaba de la entrevista:

«¿Pese a que su cerebro está muerto?
Sí, por tanto esa consciencia que continúa durante este trance no se encuentra en el cerebro. Es una energía, y como energía no se crea ni se destruye, se transforma y perdura.

[…]

¿Cómo se lo explica usted?
En 1990, Stuart Hameroff, psicólogo en la Universidad de Arizona, y Roger Penrose, físico matemático en la de Oxford, propusieron que los microtúbulos, las unidades más pequeñas del citoesqueleto de las células, actúan como canales para la transferencia de información cuántica responsable de la consciencia.

¿Somos como aparatos de radio?
Exacto, y cuando morimos el contenido de los microtúbulos vuelve a esa conciencia cuántica y si te reaniman se puede recuperar.

¿Me está diciendo que en nosotros hay una conciencia universal?
Sí, y cuando mueres esa conciencia a la que se suman tus experiencias pasa a la conciencia cuántica, pero no se pierde la información.

¿Se trata de una conciencia que está continuamente aprendiendo?
Sí, continuamente, y que está conectada a todo. El mundo de las subpartículas de las que todo está hecho, están interconectados, usted, yo, los árboles, la mesa, todo el universo…»

 

Artículo de La Vanguardia: “Entender que no existe la muerte cambia nuestra vida” (Entrevista a Luján Comas, Licenciada en Medicina, especializada en Anestesiología y Reanimación).
https://www.google.com/amp/s/www.lavanguardia.com/lacontra/20180929/452070048190/entender-que-no-existe-la-muerte-cambia-nuestra-vida.html%3ffacet=amp
 

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these