Consciencia después de la muerte

 

 

 

 

A través de esta publicación, quería que tuvierais conocimiento de esos estados de conciencia que existen, de los que ni siquiera la ciencia puede explicar el por qué, pero son así realmente.

 

Me refiero (en línea con el anterior artículo de las comunicaciones con nuestros seres queridos), al hecho de que haya ciertos planos y trances en los que la ciencia o la consciencia, no puedan explicar exactamente el cómo o el por qué, pero, efectivamente, en esos estados se producen comunicaciones transcendentales.

 

Y, aunque el artículo que os comparto a continuación trata de las comunicaciones con los seres que ya se han ido, sí que de alguna manera, nos está diciendo (y lo hace a través de alguien muy docto en la materia, por cierto), que, aunque ese paciente o ya casi difunto del que habla en la entrevista estaba clínicamente muerto, y de ninguna manera podía tener conocimiento de nada de lo que le sucedía…. al despertar, demostró que se había enterado de todo lo que estaba pasando allí…

 

Aquí os dejo el artículo, para que lo leáis con vuestros propios ojos:

 https://www.google.com/amp/s/www.lavanguardia.com/lacontra/20180520/443704351764/hay-conciencia-despues-de-la-muerte.html%3ffacet=amp https://www.google.com/amp/s/www.lavanguardia.com/lacontra/20180520/443704351764/hay-conciencia-despues-de-la-muerte.html%3ffacet=amp

 

Fijaos en ese pasaje de la entrevista que dice:

«Tenía 42 años y sufrió un infarto en el autobús. Llegó a mi hospital en coma, ya azul, sin pulso ni respiración. Lo intubamos. La enfermera le quitó la prótesis dental para conectarle el tubo…

¿Y murió?
Clínicamente estaba muerto. Pero al cabo de hora y media su corazón volvió a latir débilmente. Tras una semana abrió los ojos y la primera persona que vio fue aquella enfermera que le había intubado cuando estaba en coma.

¿Y…?
Fue la enfermera la que casi sufre un ataque entonces, porque el paciente que ella había visto muerto la saludó y le dio las gracias por haberle intubado con mimo. Y le preguntó dónde había puesto su prótesis dental…»

 

 

A título personal, os compartiré, que la suerte influye mucho en esta circunstancias. En mi caso, perfectamente, podría no estar ya escribiendo este artículo, pero, el destino hace que ante ciertos percances, haya personas que estén destinadas a seguir aquí en la tierra. Quizá porque tienen una misión importante que desempeñar, a una escala más allá.

 

La Vanguardia. Artículo: «Hay conciencia después de la muerte» (Pim Van Lommel, cardiólogo).

 

 

 

 

 

 

 

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like these