Cómo limpiar nuestra baraja

 

 

 

Como sabéis, cuando se adquiere un mazo nuevo, hay que consagrarlo.

 

 

Sé que mucha personas compran sus barajas con gran ilusión; pero la realidad es que pocas veces se mantienen y se estrenan con las garantías necesarias.

 

Esta es la explicación de por qué muchas veces las lecturas a uno mismo no funcionan (aunque hay otros motivos, como no tener suficientemente desarrollados ciertos dones).

 

En las lecturas de tarot, hay muchos factores que influyen para poder leer bien, y que muchas veces se desconocen por falta de información. 

 

 

Primero, debemos ritualizar las cartas y conseguir que estén lo suficientemente energizadas antes de utilizarlas. Y no se debería leer ni sin aceites ni sin velas protectoras (esto cuanto menos).

 

 

En una de esas primeras fases de toma de contacto, las cartas se deben dejar al raso de la primera luna llena o creciente que haya en el cielo, envueltas en un paño blanco de telas naturales, o de color violeta. 

 

 

 

A modo muy simplificado, también, para empezar a leer con un nuevo mazo, debemos pedir a nuestros guías, que, a través de las fuerzas del universo, nos cuiden de que otras entidades no interfieran en el uso de esa baraja.

 

 

Así, cada vez que las guardemos, las dejaremos protegidas con el correspondiente mineral.

 

Y siempre, debería pedirse el permiso correspondiente para usarlas.  

 

 

About the Author

You may also like these